PIENSA EN POSITIVO

El abrazar vacas o «koe knuffelen» se ha convertido en la última moda de bienestar para ayudar a reducir el estrés y aumentar la positividad.

Originario de Reuver, Países Bajos, esta práctica ha ganado popularidad en todo el mundo, con granjas desde Suiza hasta los Estados Unidos que ahora ofrecen la terapia.

Promueve la positividad y reduce el estrés a través de la temperatura corporal de la vaca y sus latidos cardíacos más lentos.

GestyFor, el espacio para fomentar el intercambio de conocimientos. Echa un vistazo aquí, es posible que te interese nuestra oferta formativa

José van Stralen, que dirige Farmsurvival en Spanbroek, Países Bajos, comenzó a ofrecer este tipo de sesiones hace seis años después de escuchar de otros granjeros.

Hablando con Insider sobre las vacas, dijo: «Se puede leer en su lenguaje corporal que cuando cierran la mitad de los ojos con las orejas hacia abajo, a veces incluso con la cabeza hacia abajo en el regazo de la persona, que están bastante relajadas», dijo.

«Es un intercambio de energía positivo. La persona que abraza a la vaca se relaja al estar junto al cuerpo más cálido. A veces, incluso logra seguir los latidos de su corazón. Es una situación en la que todos ganan y es una gran experiencia para ambos.

«La gente a menudo me dice que significó más para ellos de lo que esperaban. Se sienten cálidos, aceptados y amados y así es exactamente como necesitan hacer que la vaca se sienta también.

«Estar al aire libre en los campos verdes rodeados de vacas bajo el cielo azul, no hay nada mejor que eso».

¿Cómo funciona la terapia de abrazar vacas?

Se cree que la temperatura corporal más cálida de la vaca y sus latidos cardíacos más lentos promueven la positividad y reducen el estrés al aumentar la oxitocina en los humanos, la hormona liberada en la vinculación social, según la BBC.

Un estudio de 2007 realizado por científicos franceses y austriacos publicado en Applied Animal Behavior Science encontró que las vacas «muestran signos de placer y relajación cuando la gente las frota, masajea o acaricia», informó People.

Agregó que los humanos que abrazaban a las vacas también experimentaron ritmos cardíacos más bajos y mostraron signos físicos de relajación. Esto «podría ser de interés para mejorar la calidad de las interacciones entre humanos y ganado».

Sin embargo, Philip Wilson, asesor de asuntos externos de World Animal Protection, dijo a Insider: «Aunque puede haber algunos beneficios reportados para la vaca, el principal beneficiario parece ser la persona que abraza.

«También nos preocupa cualquier estrés innecesario causado en términos de contacto no deseado con personas, riesgos para el animal y las personas, el transporte y las condiciones de alojamiento.

«En términos de beneficios terapéuticos, nos preguntaríamos si el uso de animales de compañía, como perros y gatos, sería igual de eficaz y supondría menos riesgo para todas las partes».

 

Fuente: BUSINESS INSIDER